6 Señales De Que Estás Siguiendo Una Buena Dieta

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

08ingred.1.600

 

Hay muchos alimentos que yo evito por completo y que otras dietas insisten que son saludables. “Tofu alto en proteína”, “granos enteros saludables”, “néctar de agave natural” son puros alimentos de los que me mantengo alejado.

Aquí hay seis principios que todas las dietas comparten:

 

1. Evita el azúcar añadida y los alimentos industriales que lo contienen.

candy bar, love all the wood giving it a different look for a candy bar!

Adherirte a esta regla,  sería eliminar de tu dieta una gran parte de los típicos alimentos americanos: refrescos, snacks procesados​​, condimentos y salsas azucaradas, productos horneados y la comida rápida, por nombrar algunas cosas. Creo que todos estamos de acuerdo en que el exceso de hidratos de carbono refinados en nuestra dieta moderna (principalmente de azúcar, trigo y maíz) es un gran culpable del aumento de la obesidad y diabetes en nuestra cultura.

 

2. Las carnes procesadas de las operaciones de alimentación de animales confinados no son saludables.

Muchas personas consideran que la carne procesada y de ganadería industrial es lo menos ideal, y además potencialmente perjudicial para nuestra salud. Lo que se usa para hacer todos estos embutidos son restos de animales, todo lo que sobró: nervios, grasa, bordes etc. Se mezcla todo esto, con mucha sal, incluso jarabe de maíz alto en fructosa y otros químicos más, perjudiciales para tu salud. La carne procesada es una mezcla de restos que se embuten dentro de moldes. Aunque las industrian hagan hamburguesas o vienesas, light o bajas en sodio éstas nunca serán saludables.

 

3. Come comida de verdad.

Esto suena simple, pero se aplica a todas las dietas. Si usted está en un estricto protocolo de dieta paleolítica que consiste en comer caldo de hueso y vísceras o en una dieta vegana cruda de nueces germinadas y bayas silvestres, es esencial centrarse en los alimentos enteros, reales en su estado natural – no adulterados por los productos químicos, la modificación genética u hormonas.

 

4. No cuezas demasiado la comida.

Generalmente se dice que la cocción más lenta y más suave es más saludable que la cocción a temperaturas muy altas. Hay muchas pruebas de que los alimentos carbonizados son cancerígenos y que la cocción excesiva disminuye el valor nutritivo. Favorece la cocción lenta o suavemente salteada para sacar lo mejor de los alimentos.

 

5. Haz dietas moderadas.

Todas las dietas deben tratar el extremismo como el enemigo. Por ejemplo, puede ser tajantemente paleolítica mientras se come un kilo de tocino y todo un tarro de mantequilla de almendras todos los días. Es evidente que esto no es saludable y francamente tonto. Si una dieta parece extrema, insostenible o demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo es. Todas las dietas tienen espacio para la flexibilidad y alcance. Todo depende de la ti. Y nunca dejes que la perfección se entrometa en tu camino hacia la mejora.

 

6. Otros factores de tu estilo de vida son tan importantes como la dieta.

El sueño, el control del estrés, el ejercicio, las relaciones, la vitamina D, la felicidad y una buena actitud son absolutamente cruciales para la salud óptima y la longevidad.

No tiene mucho sentido si vives una dieta super saludable si es que eres un fumador empedernido, duermes tres horas por noche y no usas el cinturón de seguridad. En última instancia, la salud es un destino con muchas opciones de viaje. Todos nosotros tratamos de encontrar nuestro propio camino, a menudo a través de diferentes medios. Pero no hay atajos. Es la acumulación de todas las pequeñas decisiones, la dieta y el estilo de vida aparentemente triviales realizados día tras día, año tras año, los que establecen nuestro verdadero camino hacia una salud óptima.

“Formar un hábito. Forjar un estilo de vida.” – The Paleo Model

 

Síguenos en facebook